¿Hacia dónde parte el espectro de los tráileres

de la muerte con su tradición tan jalisciense?

            I

Los indigentes son casas vacías.

No teníamos dónde pernoctar,

pero todos ellos nos cobijaron

con su dócil amor sin posteridad.

Vivíamos tiempos adustos como

para enamorarnos de los tantos osarios.

Varias crías de ser humano venían a por nosotros.

Eran días duros, noches insufribles,

mañanas y alboradas de temer y de esconderse.

tiempos de irse a tomar por culo

Ansiábamos ocarinas, un Platón

de pistaches, uvas pasas y delicia turca.

            II

Los zapotecos son la Sierra de Órganos y el mar basáltico,

el historial inmenso de los pueblos conquistados;

colmados los recetarios y almanaques mejicanos

con este folklore de pacotilla estampado en guías turísticas.

Son canallas, son patrañas,

un furúnculo

las arterias taponeadas,

las fritangas del merendero nacional.

Restos con que reorganizar

a la Mesoamérica Hundida.

            III

Eran tiempos de bichos y carne

molida, de sueño descafeinado.

Los indigentes son el espectro

de los antiguos sabios que aquí moraron,

maldición de los mexicas

en tiempos del Imperio Bárbaro Norteño.

Somos los que éramos +

los que han ido cayendo.

Somos, andamos.

eran tiempos insólitos

Hostil e inhóspita, la piara

cartesiana nos bendice.

Babilonia aspira a vientos espesos,

a polvo impregnado de algoritmos.

            IIII

Eran noches de asueto

A veces las palabras son el vómito

que rechaza ser incluido en el poema.

Y el poema un indigente zapoteco

ofertándonos la carne molida

de su abuelita y la hermana,

para poder costearse su pasaje

y así ir a dar al azar de las maquiladoras.

            ***

DIOS TE OIGA SOLÍA DECIRME LA VECINA

Menos vil nuestra mordedura del titanio y descorche en año nuevo

que un cubilete entrándole a la geodinámica azarosa de las rifas

son tigres mitad coralinos dioses mitad serpientes temerarias

inscritos en el padrón electoral de tintas chinas o el hackeo

no habrá ya túnica ni electrocución que abarque a mi ojo

de mirada acongojada: tiento la cornamenta de una teogonía cascada

cincelada a punta de martillo forjamos enjuta encrucijada

una vida en devoto aleccionar el destello inexpresable

cierta gente en determinado lapso del espacio-tiempo

depone su integridad con el típico resentimiento

de los mediocres congrega obsecuentes vaciamientos

o absorbe significativo expolio de mímicas falaces

yo me abandono a gratas salpicaduras

a la beata sabiduría de los proletariados

tu negra azúcar retrata marejadas o mama de la bota y el velamen

muy sentenciada la poesía moribunda o tullida a estas alturas

nuestra politología una mera rapsodia vuelta acto cirquero

dónde manifestaremos ya el lado amable de los cuerpos

así en descomposición este sadomasoquismo escueto

putrefacción más bella que la tabla periódica no hay

chapeada de carmín y moño rosa escolta a sus padrinos

a las puertas del tabernáculo en festín de pueblo querendón

            ***

VARIOS CASTIGOS PARA UNA SOLA URBE DESBANDADA

No hay ciudad a la que nosotros no aniquilemos

o atormentemos con terrible suplicio antes del

día de la resurrección.        (Azora 17, Aleya 60).

   I

Un gemelo latino dilecto cánido

gustaba de sagacidades deplorables

        contenía su sibaritismo por miedo

 al autismo por confort me expondría aun

a la infamia y beso de este escarnio pensaba

en el cráneo una coliflor me ha crecido

comentó el otro permanente locuaz inmerso

en tal sistema judicial (estatificando jerigonzas

tétanos calvicies se nos ha petrificado este período)

   II

Mediante la alteración reunimos

con escobilla y una foja de cartón

este poco de entereza que nos resta

aun los amores de inspiración kafkiana

se han visto medianamente devaluados

sus obnoxias andanzas nos manifiestan

cierta ilogicidad de vital contradicción

Io sono a Roma repite su mantra una indigente

aleccionada a un discurso ajeno por Demencia

presume mímicas en torno a un aparato móvil

entretenida con parrillas y trapos patibularios

sin fronteras las primarias digestiones dan razón

de este nuevo analfabetismo morboso y cultural

al amparo de selfies chit-chats o su candy crush

   III

Quién se propuso desalmar al grancero cupular

extrínseco ábside-aplanadora civilizatoria de

las extintas Galia Iberia Albión Germania Magna

alguien en esta aldea usa falso seudónimo de pila

o echa mano de gallarda libación libidinal

de la Romania supongo palafitos siameses

parota demostrativa ya ni adargas engalladas

son incendios predecibles lo que nos queda la

Via Appia desolada o Circus Maximus expuesto

los calumniadores ahora pactan su desamparo

derrotado el ánimo tras anarco-cristianismo

linaje de Ismael añicos da a chichimecas

            ***

CUANDO SE VA SE VIENE

La claridad se quema en el perfume de las fogatas alucinatorias.

Resplandores puros en los diamantes derramados del amanecer.

Colores que se preparan en la micra más abismada del ojo.

Cegueras instantáneas para la carnívora luz que se difunde

como una amenaza universal, terrible y solipsista.

David Huerta

Formo con mi vocabulario tu contorno,

vahído del recinto atosigado en que

te contemplaban al garete nuestros plomos.

Desplomadas las hostias peristálticas

dan cuenta de las horas en que te vi morir de angustia.

Hoy las ostras de terroso verdemar destraban mundos

do el geco ya no decora la pared interior de nuestra dicha.

Turiferarios, ronroneábamos zalamerías edulcoradas

con la mala fe del usurero y las mitras de la senda recogidas.

Futuribles narinas y después olfatear el nado del sangrado,

los triángulos como figuras favoritas a nuestro amor caníbal,

a este no ser, sedientos de paz y contubernios.

            ***