Dicen los creativos que el ocio no es algo malo, por el contrario, dependiendo con la óptica con que lo veas puede resultar en algo interesante.

Durante esta pandemia pase mucho tiempo comiendo, fumando, viendo Netflix y navegando por Instragram.

Inmersa en mi burbuja, los viernes por la noche seguía la cuenta de @Secular Sabbath, dirigida por Geneviève Medow, pareja del vocalista de la banda Rhye.

Esas veladas en cuarentena resultaron memorables durante esta pandemia, porque no solo tuve la oportunidad de escuchar sets virtuales de Rhye con Diplo, también hice sesiones de respiración avanzada, expertas esotéricas de California me leyeron las cartas online y aprendí a hacer pesto orgánico con los sobrantes verdes que hay en la cocina.

Gracias a esa cuenta también descubrí a una artista que verdaderamente me representa como mujer. Ella es Kiran Gandhi, mejor conocida en el mundo artístico como Madame Gandhi.

Su astucia con los tambores me cautivó, pero me interesó más aún que se ha convertido en un estandarte del feminismo alrededor del mundo gracias a su música que busca la liberación de los roles del género y darles voz a los grupos oprimidos. 

Aunque trabajó con M.I.A., Thievery Corporation y Kehlani, recientemente inició su propio camino musical en el conjuga su talento con la política, el activismo y sus dotes matemáticos adquiridos en la Universidad de Harvard.

Madame Gandhi trabajó como analista de datos para Interscope Records, una prestigiosa compañía que ha lanzado las carreras de algunos de los empresarios más exitosos del mundo. También corrió en 2015 el maratón de Londres sangrando libremente para eliminar el estigma del periodo menstrual.

A inicios del año anduvo de tour con Oprah Winfrey, trabajó el soundtrack del próximo documental de la directora cinematográfica, Ava Duvernay y hace poco firmó un contrato con Sony.

Tuve la oportunidad de entrevistarla y me confesó que durante el aislamiento hizo música y trabajó en la edición de su nuevo vídeo musical “Waiting for me”.

“El futuro es femenino. Tenemos el potencial como artistas y músicos de re imaginar el mundo en el que queremos vivir y mostrárselo a la gente. En el video se ven entornos realmente restringidos con niños pequeños que aprenden de la televisión, comportamientos robóticos, dependencia a las píldoras, escuelas autoritarias, todo eso es generado que para unos cuantos significa ganar dinero a costa de nuestro dolor”, dijo.

Madame Gandhi contó que durante su infancia vivió en India y Nueva York, lugares que la formaron como artista.

NY me mostró el mundo porque tiene gente de todas las culturas. Ahí comencé a tocar música y la batería a una edad temprana. Me enseñó a ser poderosa, a confiar en mí, a sentirme cómoda en un escenario, mientras que vivir en India me enseñó sobre el amor, la amabilidad, la cultura sobre la buena comida, la familia, las raíces y también me enseñó sobre la pobreza y la injusticia. En India vemos mujeres realmente oprimidas por el hombre y malos tratos. Es una opresión de diferentes grados que tenemos que combatir con amor”, expresó.

A juicio de Gandhi, las mujeres tienen el potencial curar el encarcelamiento masivo, la brutalidad policial, el dolor que proviene de las comunidades de bajos ingresos y de una educación de mala calidad, porque son las mujeres las que necesitan intervenir y es el hombre el que necesita liderar con energía femenina.

Como parte de su protesta, asegura que haber corrido en Londres (2015) sangrando libremente fue un acto radical necesario porque la sociedad ha estigmatizado tanto la sangre.

“Incluso en los comerciales para vender productos sobre la menstruación, usan un líquido azul para simbolizar nuestra sangre, lo cual es completamente ridículo y no está bien, especialmente cuando significa que eres una mujer sana”, explicó.

Me dijo que la manera de caminar más ligera por la vida es rodeándose de la gente que la ama. 

En momentos tan extraños, asegura que en ocasiones se toma dos días de descanso y se desconecta de todo. “descanso de mi teléfono, de la energía externa, duermo bien, bebo agua, realmente me ayuda y me da energía para poder hacer el trabajo”.

Además, le encanta el boxeo, correr, meditar, y reír con alguien porque son las pequeñas cosas como estas las que realmente le ayudan a estar en el momento presente.

Deseo ver un cambio con los artistas y que se den cuenta de que todos tenemos la capacidad de influir para cambiar mentalidades y no para masturbar nuestro propio ego”, agregó.