Una agrupación que ha tenido un gran impacto y ha significado un rayo esperanzador en el ámbito musical hispanoparlante de una forma muy apasionada y empapada más que nunca de un compromiso social que bordea  lo críptico en su manufactura es el trío Español ‘Futuro Terror’, más ahora que lanza su nueva producción,  el álbum titulado ‘Sangre’, su cuarta impresión ya.

Hay dulces caricias que se embarran gozosamente como golpes en el nuevo disco de Futuro Terror, con su particular manera de combinar una fulminante y ya reconocible colisión de este combo levantino esgrimiendo una brillante ejecución. En «Sangre», la vocación así como la crudeza electrizante y urgente (que ya se considera  como marca de la casa) se fusionan como nunca.

Esta producción marca el regreso de Futuro Terror a ´Humo Internacional (donde la banda publicó sus primeros álbumes, cuando aún migraban hacia su transformación anterior bajo el nombre de ´Discos Humeantes´) es, curiosamente, su álbum más melódico, pero también el más impactante; su álbum más pop, pero también en el que elaboran un sonido en el que si encajas tantito el colmillo, podrás detectar la esencia de la sangre en los diez nuevos y marmoleados cortes finos de Futuro Terror: menos de media hora en la que retumban los temas que ya hemos tenido la oportunidad de degustar anteriormente (premonitoriamente apocalípticos,  dicho sea de paso) los  adelantos titulados «Territorio devastado» y «Mañana»; o «Komsomol», (tomando su título del ruso: ‘Комсомол’ la organización juvenil del Partido Comunista de la Unión Soviética) revelando más que nunca, y sin tapujos su compromiso con la causa comunista frente a la cada vez más presente y descarada ola fascista en el mundo. En esta más  reciente placa se pueden topar con hazañas y sacrificios de héroes históricos representantes de dicha causa como Armen Beniaminov, Zoya Kosmodemiánskaya o Rukely que difícilmente encontraran una mejor forma de ser recordados como lo hace Futuro Terror con “Sangre”, que ya se proyecta como uno de los mejores discos de este 2020.

Canciones también llamadas a convertirse en clásicos del repertorio de este trío Levantino son la secuencia de temas cortos y contundentes, como el combo que se yergue a lo largo de ‘Mañana’, ‘Qué Hacer’ y ‘Matar / Dejar Morir’; esta trilogía es un hermoso pisotón al acelerador que atraviesa el piso y deja sentir el calor despiadado de la máquina revolucionada. Yendo y viniendo con naturalidad entre una dimensión personal completamente despreocupada y esa colisión con la realidad tan cruel que resulta en un apretón de quijada inminente, misma realidad que podemos sentir cual puñetazo de lleno en el hocico, para darnos cuenta de cómo la apatía ya no puede tener entrada y una de las cada vez menos cosas  que quedan es la lucha.

Identificando diapositivas actuales que apelan a la forma en la que una sociedad se ve influenciada bajo poderosos empujes ajenos, sus estrofas toman más cuerpo y definición que nunca, al menos cuando centran su atención en un plano que resulta totalmente actual para cualquiera con una pizca de consciencia sobre cómo se desenvuelven los tiempos en la actualidad.

‘Sangre’ es un álbum donde las fronteras entre pop, garage, narrativa  apocalíptica y post-punk se desintegran y se trenzan en un solo ente. El disco fue grabado en enero del 2020 en el HarriSound Studio de Torrellano y masterizado en North London Bomb Factory de londres; y está disponible tanto en vinilo como en CD así como en una nostálgica edición limitada en formato casete.

Futuro Terror tejiendo más fino que nunca su composición a la hora de presentar esas historias cargadas de un cada vez más sólido compromiso político, todo eso acompañado por narrativas que atraviesan puntos históricos sobre los que normalmente no se suele poner la debida atención. También tenemos que sumarle una reinvención de la estructura melódica del grupo con la que ganaron bastante en ligereza sin perder una pizca de la intensidad que los ha caracterizado.

Definitivamente, Futuro Terror han reivindicado en mí una fe que ni siquiera existía y como ellos mismos lo han dicho, “Qué corra la sangre!”